Día Mundial contra la Hepatitis

By | Sin categorizar | No Comments

Con el fin de acrecentar el conocimiento de las hepatitis víricas, la Organización Mundial de la Salud organiza el Día Mundial contra la Hepatitis. En mayo de 2016, se adoptó la primera Estrategia mundial del sector de la salud contra la hepatitis vírica, 2016-2021 con el objetivo de eliminar las hepatitis víricas como problema de salud pública, y reducir los casos incidentes en un 90% y la mortalidad en un 65% de aquí a 2030. Para ayudar a los países a lograr estos objetivos mundiales, la OMS está trabajando en las siguientes esferas:

•concientización, promoción de alianzas y movilización de recursos;
•formulación de políticas basadas en pruebas científicas y datos para la acción;
•prevención de la transmisión;
•ampliación de los servicios de detección, atención y tratamiento.

Por este motivo el mes de julio es una oportunidad para concientizar sobre la detección, prevención y su importancia.

Hepatitis A
Es una enfermedad hepática causada por el virus de la Hepatitis A. Se transmite principalmente por vía fecal-oral, está estrechamente asociada a la falta de agua salubre, un saneamiento deficiente y una mala higiene personal. A diferencia de las Hepatitis B y C, la Hepatitis A no causa hepatopatía crónica y rara vez es mortal, pero puede causar síntomas debilitantes e insuficiencia hepática aguda.

El periodo de incubación de la Hepatitis A suele ser de unos 14–28 días. Los síntomas comprenden fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular).

Los casos de Hepatitis A son clínicamente indistinguibles de otros tipos de hepatitis víricas agudas. El diagnóstico se establece mediante la detección en sangre de anticuerpos IgM dirigidos específicamente contra el virus (HVA IgM). Otra prueba es detectar el RNA del virus de la Hepatitis A por PCR (Biología Molecular).

La mejora del saneamiento, la inocuidad de los alimentos y la vacunación son las medidas más eficaces para combatir la Hepatitis A.

Hepatitis B
Es una infección hepática potencialmente mortal causada por el virus de la Hepatitis B. Constituye un importante problema de salud a nivel mundial. Puede causar hepatopatía crónica y conlleva un alto riesgo de muerte por cirrosis y cáncer hepático.
Desde 1982 se dispone de una vacuna contra la Hepatitis B con una eficacia del 95% en la prevención de la infección y la aparición de una enfermedad crónica y cáncer de hígado debido a Hepatitis B.

El virus de la Hepatitis B puede sobrevivir fuera del organismo por lo menos siete días. En ese periodo todavía puede causar infección si penetra en el organismo de una persona no protegida por la vacuna. El virus, que puede detectarse entre 30 y 60 días después de la infección, puede persistir y dar lugar a una Hepatitis B crónica.

El virus de la Hepatitis B se transmite: de la madre al niño durante el parto, por exposición percutánea o de las mucosas a sangre o diferentes líquidos corporales infectados (saliva, menstruación, liq. seminal), por vía sexual, por reutilización de agujas y jeringas en entornos sanitarios o entre consumidores de drogas inyectables, durante procedimientos médicos, quirúrgicos y dentales, la aplicación de tatuajes o mediante el uso de cuchillas de afeitar y objetos similares contaminados con sangre infectada.

Las manifestaciones clínicas no permiten diferenciar la Hepatitis B de las hepatitis causadas por otros agentes virales, es esencial la confirmación del diagnóstico en el laboratorio mediante la detección del antígeno de superficie del virus de la Hepatitis B (HBsAg).

•La infección aguda por el virus de la Hepatitis B se caracteriza por la presencia del HBsAg y del anticuerpo del core IgM (HBcAc M). En la fase inicial de la infección los pacientes también son seropositivos para el antígeno e de la Hepatitis B (HBeAg). Este antígeno es normalmente un marcador de que el virus se replica de forma intensa y su presencia indica que la sangre y los líquidos corporales de la persona infectada son muy infecciosos.

•La infección crónica se caracteriza por la persistencia (más de seis meses) del HBsAg (con o sin concurrencia de HBeAg). La persistencia del HBsAg es el principal marcador del riesgo de sufrir una hepatopatía crónica y cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular) posteriormente.

La vacuna contra la Hepatitis B es el principal pilar de la prevención de esa enfermedad. La OMS recomienda que se administre a todos los lactantes lo antes posible tras el nacimiento. En marzo de 2015 la OMS publicó sus primeras directrices para la prevención, la atención y el tratamiento de las personas con infección crónica por el virus de la Hepatitis B.

Hepatitis C
El virus de la Hepatitis C causa infección aguda y crónica. Por lo general, la infección aguda es asintomática y en raras ocasiones se asocia a una enfermedad potencialmente mortal. Aproximadamente un 15-45% de las personas infectadas elimina el virus espontáneamente en un plazo de seis meses, sin necesidad de tratamiento alguno. El 55-85% restante desarrollará infección crónica, y en estos casos el riesgo de cirrosis hepática a 20 años es del 15-30%.

El virus de la hepatitis C se transmite por la sangre: al consumir drogas inyectables y compartir el material de inyección; en entornos sanitarios, debido a la reutilización o la esterilización inadecuada de equipo médico, especialmente jeringas y agujas; a través de transfusiones de sangre y productos sanguíneos sin analizar; por vía sexual y al pasar de la madre infectada a su hijo.

La Hepatitis C no se transmite a través de la leche materna, los alimentos o el agua, ni por contacto ocasional, por ejemplo, abrazos, besos y comidas o bebidas compartidas con una persona infectada.

Dado que la infección aguda por el HCV es generalmente asintomática, pocos son los casos diagnosticados en la fase aguda. A menudo, la infección crónica por el HCV también queda sin diagnosticar porque se mantiene asintomática hasta décadas después, cuando aparecen síntomas secundarios al daño hepático grave.

La infección con el HCV se diagnostica en dos etapas:

•La detección de anticuerpos HCV con una prueba serológica revela la infección.

•Si los anticuerpos HCV son positivos, para confirmar la infección crónica se necesita una prueba que detecte el ácido ribonucleico (RNA) del virus. Ello es así porque un 15% a 45% de las personas infectadas por el HCV eliminan espontáneamente la infección mediante una respuesta inmunitaria fuerte, sin necesidad de tratamiento, y aunque ya no estén infectadas seguirán teniendo los anticuerpos HCV positivos.

Una vez diagnosticada una Hepatitis C crónica se deberá evaluar el grado de daño hepático (fibrosis o cirrosis). Esto puede hacerse por biopsia hepática o por diversas pruebas no invasivas. Además, se debería realizar una prueba de laboratorio para identificar el genotipo del virus. Hay seis genotipos del HCV, y su respuesta al tratamiento es diferente. Por otra parte, una misma persona puede estar infectada por más de un genotipo. El grado de daño hepático y el genotipo del virus se utilizan para orientar las decisiones terapéuticas y la conducta clínica.

Como no hay vacunas para prevenir la infección por el HCV, la prevención depende de la reducción del riesgo de exposición al virus en el entorno sanitario, en los grupos de población de alto riesgo, como los consumidores de drogas inyectables, y en los contactos sexuales.

Para las personas infectadas por el virus de la Hepatitis C la OMS recomienda:

•información y asesoramiento sobre opciones de atención y tratamiento;
•vacunación contra las Hepatitis A y B para prevenir la coinfección por esos virus y proteger el hígado;
•tratamiento médico temprano y adecuado, incluida, si procede, la terapia antivírica;
•seguimiento periódico para el diagnóstico precoz de la enfermedad hepática crónica.

En abril de 2016 la OMS actualizó sus Directrices para la detección, atención y tratamiento de las personas con hepatitis C crónica, que complementan las orientaciones ya existentes de la Organización con respecto a la prevención de la transmisión de virus por la sangre, entre ellos el HCV.

Hepatitis D
Es una enfermedad hepática causada por el virus de la Hepatitis D y requiere la presencia del virus de la Hepatitis B para replicarse. La coinfección o sobreinfección por ambos virus causa una enfermedad más grave que la infección únicamente por el HBV.

Las vías de transmisión del HDV son las mismas que las del HBV. Los portadores crónicos del HBV están en riesgo de sufrir infección por el HDV.

La infección por el HDV se diagnostica por la presencia de títulos elevados de inmunoglobulinas G y M HDV, y se confirma por la detección de RNA del virus en el suero. Sin embargo, la disponibilidad de las pruebas de diagnóstico del HDV es reducida, y las pruebas de detección del RNA del HDV, que también se utilizan para evaluar la respuesta al tratamiento antivírico, no están normalizadas.

La prevención y el control de la infección por el HDV se basan en la prevención de la transmisión del HBV mediante la vacunación contra este virus, la seguridad de la sangre y de las inyecciones, y los servicios de reducción de daños.

Hepatitis E
Es una enfermedad hepática causada por el virus de la Hepatitis E: un pequeño virus con RNA monocatenario positivo. Existen al menos cuatro genotipos distintos: el 1 y el 2 solo en el ser humano, mientras que el 3 y el 4 circulan en varios animales (entre ellos los cerdos, jabalíes y ciervos) sin causarles enfermedad, e infectan ocasionalmente al ser humano. El virus se excreta en las heces de las personas infectadas y entra en el organismo humano por el intestino. Se transmite principalmente a través del agua de bebida contaminada.

Los casos de Hepatitis E no se pueden distinguir clínicamente de otros tipos de hepatitis víricas agudas. Sin embargo, el diagnóstico puede sospecharse en entornos epidemiológicos propicios, como cuando hay varios casos en localidades de zonas endémicas, cuando hay riesgo de contaminación del agua, o cuando ya se ha descartado la Hepatitis A.

El diagnóstico definitivo de la Hepatitis E suele basarse en la detección en la sangre de anticuerpos IgM específicos contra este virus, prueba que suele ser suficiente en zonas donde la enfermedad es frecuente. Otra prueba es la RT-PCR, que detecta el RNA del virus de la Hepatitis E en la sangre o las heces.

La prevención es la medida más eficaz contra la enfermedad. A nivel poblacional, se pueden reducir manteniendo la calidad de los sistemas públicos de suministro de agua y estableciendo sistemas adecuados de eliminación de las heces humanas. A nivel individual, adoptando prácticas higiénicas como lavarse las manos con agua salubre, sobre todo antes de manipular alimentos y evitando beber agua o consumir hielo de pureza desconocida.

La OMS ha publicado un Manual sobre la identificación, investigación y control de los brotes de Hepatitis E con origen en el agua. El manual presenta información sobre la epidemiología, las manifestaciones clínicas y el diagnóstico de la enfermedad, así como orientaciones para ayudar a las autoridades de salud pública a hacer frente a los brotes de infección por el virus de la Hepatitis E.

Fuente: www.who.int/es

XVII Congreso de la Sociedad Argentina de Infectología

By | Sin categorizar | No Comments

Felicitamos a la Bioq. Daniela Chianalino, responsable del área de Microbiología y su equipo, por la presentación de dos trabajos en las sesiones de pósters del XVII Congreso de la Sociedad Argentina de Infectología SADI 2017.

En los siguientes links podrá leer los trabajos completos:

AUMENTO DE Β-LACTAMASAS DE ESPECTRO EXTENDIDO EN ENTEROBACTERIAS AISLADAS DE INFECCIONES URINARIAS DE PACIENTES AMBULATORIOS

http://infectologia.info/abstracts/aumento-de-%CE%B2-lactamasas-de-espectro-extendido-en-enterobacterias-aisladas-de-infecciones-urinarias-de-pacientes-ambulatorios/

RECUPERACIÓN DE CEFALOSPORINAS ORALES EN EL TRATAMIENTO DE INFECCIONES URINARIAS BAJAS NO COMPLICADAS

http://infectologia.info/abstracts/recuperacion-de-cefalosporinas-orales-en-el-tratamiento-de-infecciones-urinarias-bajas-no-complicadas/