Presentación de poster en VIII Congreso SADEBAC

By | Sin categorizar | No Comments

Las Bioq. Daniela Chianalino y Tec. Virginia Andretta presentarán el poster “Prevalencia de Estreptococos Betahemolíticos en Faringitis” en el VIII Congreso SADEBAC Bacteriología, Micología y Parasitología Clínicas que se llevará a cabo del 6 al 9 de noviembre de 2018 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En el siguiente link podrá leer el trabajo completo.

El congreso es una reunión científica que congrega a bacteriólogos, micólogos, parasitólogos, infectólogos y otros profesionales de la salud, quienes presentarán y discutirán los progresos en el conocimiento de los microorganismos y las enfermedades que producen, desde distintos enfoques que van desde la microbiología clásica hasta la microbiología molecular y proteómica, y las novedades en los aspectos clínicos y terapéuticos.

52º aniversario

By | Sin categorizar | No Comments

¡Cumplimos 52 años!

Y estamos orgullosos, ya que nos ubican en un lugar de confianza en el área de laboratorios y dan cuenta de un trabajo íntegro.

52 años de importantes logros que no solo hablan del esfuerzo de sus protagonistas sino del amor al prójimo. Porque el perfeccionamiento técnico y profesional hablan de la búsqueda de la verdad y la verdad en los análisis contribuyen al diagnóstico y por lo tanto a la salud de las personas.*

Nuestro desafío es que estos progresos se mantengan en el tiempo. Nos esforzaremos para continuar liderando en excelencia e innovación, tanto en nuestros resultados de análisis clínicos y en la seguridad de los pacientes como en la mejora continua y sistemática de la calidad de nuestros servicios, para ser un real aporte al desarrollo de la salud en Mar del Plata.

¡¡¡Gracias por la confianza y apoyo!!! ¿Soplamos más velitas juntos?

Bioq. Lucas Lorini Abraham
Director

*Palabras de la Dra. María Esther Abraham, fundadora de Abraham Laboratorios e inspiradora de los valores y de la política de la empresa.

 

Recertificación Norma ISO 9001:2015

By | Sin categorizar | No Comments

Desde su fundación, la calidad en nuestra gestión forma parte de la visión de Abraham Laboratorios. En 2014 asumimos el desafío de certificar esa calidad a través de la Norma ISO 9001: 2008. En enero de 2016, luego de más de un año de intenso trabajo, IRAM realizó su segunda visita a la empresa y otorgó la certificación correspondiente.

El 16 de enero de 2018, el laboratorio recertificó bajo la nueva versión de Norma ISO 9001:2015, logro que genera una gran satisfacción y orgullo. Por este motivo felicitamos a todo nuestro equipo, que ha trabajado con esfuerzo, dedicación y especialmente con una actitud positiva y proactiva en este proyecto ISO.

¡Un paso más en nuestro compromiso con la calidad!

Reconocimiento recibido en CUBRA 2017

By | Sin categorizar | No Comments

Compartimos el reconocimiento recibido por la bioquímica Yanina Espinosa luego de su defensa ante jurado del trabajo “Beneficios de la implementación de un Sistema de Gestión de Calidad: Mejora del desempeño Sigma” realizado por las áreas de Química Clínica y Aseguramiento de la Calidad  de Abraham Laboratorios, para la presentación en el XIV Congreso Nacional Bioquímico – Cubra 2017 –Bariloche, Argentina.

Felicitaciones!!!

Abraham Laboratorios fue premiado

By | Sin categorizar | No Comments

Felicitamos a las bioquímicas Yanina Espinosa, Susana Estévez e Isabela Ezquerro por la presentación del póster en el XXIII Congreso Latinoamericano de Bioquímica ClínicaColabiocli 2017– Punta del Este, Uruguay y en el XIV Congreso Nacional Bioquímico – Cubra 2017 –Bariloche, Argentina.

Asimismo, en reconocimiento al trabajo presentado en comunicaciones libres por la bioquímica Yanina Espinosa, el comité evaluador de Cubra XIV consideró otorgar el premio de mención especial.

Día Mundial contra la Hepatitis

By | Sin categorizar | No Comments

Con el fin de acrecentar el conocimiento de las hepatitis víricas, la Organización Mundial de la Salud organiza el Día Mundial contra la Hepatitis. En mayo de 2016, se adoptó la primera Estrategia mundial del sector de la salud contra la hepatitis vírica, 2016-2021 con el objetivo de eliminar las hepatitis víricas como problema de salud pública, y reducir los casos incidentes en un 90% y la mortalidad en un 65% de aquí a 2030. Para ayudar a los países a lograr estos objetivos mundiales, la OMS está trabajando en las siguientes esferas:

•concientización, promoción de alianzas y movilización de recursos;
•formulación de políticas basadas en pruebas científicas y datos para la acción;
•prevención de la transmisión;
•ampliación de los servicios de detección, atención y tratamiento.

Por este motivo el mes de julio es una oportunidad para concientizar sobre la detección, prevención y su importancia.

Hepatitis A
Es una enfermedad hepática causada por el virus de la Hepatitis A. Se transmite principalmente por vía fecal-oral, está estrechamente asociada a la falta de agua salubre, un saneamiento deficiente y una mala higiene personal. A diferencia de las Hepatitis B y C, la Hepatitis A no causa hepatopatía crónica y rara vez es mortal, pero puede causar síntomas debilitantes e insuficiencia hepática aguda.

El periodo de incubación de la Hepatitis A suele ser de unos 14–28 días. Los síntomas comprenden fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular).

Los casos de Hepatitis A son clínicamente indistinguibles de otros tipos de hepatitis víricas agudas. El diagnóstico se establece mediante la detección en sangre de anticuerpos IgM dirigidos específicamente contra el virus (HVA IgM). Otra prueba es detectar el RNA del virus de la Hepatitis A por PCR (Biología Molecular).

La mejora del saneamiento, la inocuidad de los alimentos y la vacunación son las medidas más eficaces para combatir la Hepatitis A.

Hepatitis B
Es una infección hepática potencialmente mortal causada por el virus de la Hepatitis B. Constituye un importante problema de salud a nivel mundial. Puede causar hepatopatía crónica y conlleva un alto riesgo de muerte por cirrosis y cáncer hepático.
Desde 1982 se dispone de una vacuna contra la Hepatitis B con una eficacia del 95% en la prevención de la infección y la aparición de una enfermedad crónica y cáncer de hígado debido a Hepatitis B.

El virus de la Hepatitis B puede sobrevivir fuera del organismo por lo menos siete días. En ese periodo todavía puede causar infección si penetra en el organismo de una persona no protegida por la vacuna. El virus, que puede detectarse entre 30 y 60 días después de la infección, puede persistir y dar lugar a una Hepatitis B crónica.

El virus de la Hepatitis B se transmite: de la madre al niño durante el parto, por exposición percutánea o de las mucosas a sangre o diferentes líquidos corporales infectados (saliva, menstruación, liq. seminal), por vía sexual, por reutilización de agujas y jeringas en entornos sanitarios o entre consumidores de drogas inyectables, durante procedimientos médicos, quirúrgicos y dentales, la aplicación de tatuajes o mediante el uso de cuchillas de afeitar y objetos similares contaminados con sangre infectada.

Las manifestaciones clínicas no permiten diferenciar la Hepatitis B de las hepatitis causadas por otros agentes virales, es esencial la confirmación del diagnóstico en el laboratorio mediante la detección del antígeno de superficie del virus de la Hepatitis B (HBsAg).

•La infección aguda por el virus de la Hepatitis B se caracteriza por la presencia del HBsAg y del anticuerpo del core IgM (HBcAc M). En la fase inicial de la infección los pacientes también son seropositivos para el antígeno e de la Hepatitis B (HBeAg). Este antígeno es normalmente un marcador de que el virus se replica de forma intensa y su presencia indica que la sangre y los líquidos corporales de la persona infectada son muy infecciosos.

•La infección crónica se caracteriza por la persistencia (más de seis meses) del HBsAg (con o sin concurrencia de HBeAg). La persistencia del HBsAg es el principal marcador del riesgo de sufrir una hepatopatía crónica y cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular) posteriormente.

La vacuna contra la Hepatitis B es el principal pilar de la prevención de esa enfermedad. La OMS recomienda que se administre a todos los lactantes lo antes posible tras el nacimiento. En marzo de 2015 la OMS publicó sus primeras directrices para la prevención, la atención y el tratamiento de las personas con infección crónica por el virus de la Hepatitis B.

Hepatitis C
El virus de la Hepatitis C causa infección aguda y crónica. Por lo general, la infección aguda es asintomática y en raras ocasiones se asocia a una enfermedad potencialmente mortal. Aproximadamente un 15-45% de las personas infectadas elimina el virus espontáneamente en un plazo de seis meses, sin necesidad de tratamiento alguno. El 55-85% restante desarrollará infección crónica, y en estos casos el riesgo de cirrosis hepática a 20 años es del 15-30%.

El virus de la hepatitis C se transmite por la sangre: al consumir drogas inyectables y compartir el material de inyección; en entornos sanitarios, debido a la reutilización o la esterilización inadecuada de equipo médico, especialmente jeringas y agujas; a través de transfusiones de sangre y productos sanguíneos sin analizar; por vía sexual y al pasar de la madre infectada a su hijo.

La Hepatitis C no se transmite a través de la leche materna, los alimentos o el agua, ni por contacto ocasional, por ejemplo, abrazos, besos y comidas o bebidas compartidas con una persona infectada.

Dado que la infección aguda por el HCV es generalmente asintomática, pocos son los casos diagnosticados en la fase aguda. A menudo, la infección crónica por el HCV también queda sin diagnosticar porque se mantiene asintomática hasta décadas después, cuando aparecen síntomas secundarios al daño hepático grave.

La infección con el HCV se diagnostica en dos etapas:

•La detección de anticuerpos HCV con una prueba serológica revela la infección.

•Si los anticuerpos HCV son positivos, para confirmar la infección crónica se necesita una prueba que detecte el ácido ribonucleico (RNA) del virus. Ello es así porque un 15% a 45% de las personas infectadas por el HCV eliminan espontáneamente la infección mediante una respuesta inmunitaria fuerte, sin necesidad de tratamiento, y aunque ya no estén infectadas seguirán teniendo los anticuerpos HCV positivos.

Una vez diagnosticada una Hepatitis C crónica se deberá evaluar el grado de daño hepático (fibrosis o cirrosis). Esto puede hacerse por biopsia hepática o por diversas pruebas no invasivas. Además, se debería realizar una prueba de laboratorio para identificar el genotipo del virus. Hay seis genotipos del HCV, y su respuesta al tratamiento es diferente. Por otra parte, una misma persona puede estar infectada por más de un genotipo. El grado de daño hepático y el genotipo del virus se utilizan para orientar las decisiones terapéuticas y la conducta clínica.

Como no hay vacunas para prevenir la infección por el HCV, la prevención depende de la reducción del riesgo de exposición al virus en el entorno sanitario, en los grupos de población de alto riesgo, como los consumidores de drogas inyectables, y en los contactos sexuales.

Para las personas infectadas por el virus de la Hepatitis C la OMS recomienda:

•información y asesoramiento sobre opciones de atención y tratamiento;
•vacunación contra las Hepatitis A y B para prevenir la coinfección por esos virus y proteger el hígado;
•tratamiento médico temprano y adecuado, incluida, si procede, la terapia antivírica;
•seguimiento periódico para el diagnóstico precoz de la enfermedad hepática crónica.

En abril de 2016 la OMS actualizó sus Directrices para la detección, atención y tratamiento de las personas con hepatitis C crónica, que complementan las orientaciones ya existentes de la Organización con respecto a la prevención de la transmisión de virus por la sangre, entre ellos el HCV.

Hepatitis D
Es una enfermedad hepática causada por el virus de la Hepatitis D y requiere la presencia del virus de la Hepatitis B para replicarse. La coinfección o sobreinfección por ambos virus causa una enfermedad más grave que la infección únicamente por el HBV.

Las vías de transmisión del HDV son las mismas que las del HBV. Los portadores crónicos del HBV están en riesgo de sufrir infección por el HDV.

La infección por el HDV se diagnostica por la presencia de títulos elevados de inmunoglobulinas G y M HDV, y se confirma por la detección de RNA del virus en el suero. Sin embargo, la disponibilidad de las pruebas de diagnóstico del HDV es reducida, y las pruebas de detección del RNA del HDV, que también se utilizan para evaluar la respuesta al tratamiento antivírico, no están normalizadas.

La prevención y el control de la infección por el HDV se basan en la prevención de la transmisión del HBV mediante la vacunación contra este virus, la seguridad de la sangre y de las inyecciones, y los servicios de reducción de daños.

Hepatitis E
Es una enfermedad hepática causada por el virus de la Hepatitis E: un pequeño virus con RNA monocatenario positivo. Existen al menos cuatro genotipos distintos: el 1 y el 2 solo en el ser humano, mientras que el 3 y el 4 circulan en varios animales (entre ellos los cerdos, jabalíes y ciervos) sin causarles enfermedad, e infectan ocasionalmente al ser humano. El virus se excreta en las heces de las personas infectadas y entra en el organismo humano por el intestino. Se transmite principalmente a través del agua de bebida contaminada.

Los casos de Hepatitis E no se pueden distinguir clínicamente de otros tipos de hepatitis víricas agudas. Sin embargo, el diagnóstico puede sospecharse en entornos epidemiológicos propicios, como cuando hay varios casos en localidades de zonas endémicas, cuando hay riesgo de contaminación del agua, o cuando ya se ha descartado la Hepatitis A.

El diagnóstico definitivo de la Hepatitis E suele basarse en la detección en la sangre de anticuerpos IgM específicos contra este virus, prueba que suele ser suficiente en zonas donde la enfermedad es frecuente. Otra prueba es la RT-PCR, que detecta el RNA del virus de la Hepatitis E en la sangre o las heces.

La prevención es la medida más eficaz contra la enfermedad. A nivel poblacional, se pueden reducir manteniendo la calidad de los sistemas públicos de suministro de agua y estableciendo sistemas adecuados de eliminación de las heces humanas. A nivel individual, adoptando prácticas higiénicas como lavarse las manos con agua salubre, sobre todo antes de manipular alimentos y evitando beber agua o consumir hielo de pureza desconocida.

La OMS ha publicado un Manual sobre la identificación, investigación y control de los brotes de Hepatitis E con origen en el agua. El manual presenta información sobre la epidemiología, las manifestaciones clínicas y el diagnóstico de la enfermedad, así como orientaciones para ayudar a las autoridades de salud pública a hacer frente a los brotes de infección por el virus de la Hepatitis E.

Fuente: www.who.int/es

XVII Congreso de la Sociedad Argentina de Infectología

By | Sin categorizar | No Comments

Felicitamos a la Bioq. Daniela Chianalino, responsable del área de Microbiología y su equipo, por la presentación de dos trabajos en las sesiones de pósters del XVII Congreso de la Sociedad Argentina de Infectología SADI 2017.

En los siguientes links podrá leer los trabajos completos:

AUMENTO DE Β-LACTAMASAS DE ESPECTRO EXTENDIDO EN ENTEROBACTERIAS AISLADAS DE INFECCIONES URINARIAS DE PACIENTES AMBULATORIOS

http://infectologia.info/abstracts/aumento-de-%CE%B2-lactamasas-de-espectro-extendido-en-enterobacterias-aisladas-de-infecciones-urinarias-de-pacientes-ambulatorios/

RECUPERACIÓN DE CEFALOSPORINAS ORALES EN EL TRATAMIENTO DE INFECCIONES URINARIAS BAJAS NO COMPLICADAS

http://infectologia.info/abstracts/recuperacion-de-cefalosporinas-orales-en-el-tratamiento-de-infecciones-urinarias-bajas-no-complicadas/

 

15 de junio / Día del Bioquímico

By | Sin categorizar | No Comments

Abraham Laboratorios saluda a todos los bioquímicos que integran su staff y a los colegas que se desempeñan con compromiso, profesionalismo y dedicación.

El 15 de junio se conmemora en Argentina el Día del Bioquímico, en recordación del nacimiento del doctor Juan Antonio Sánchez, propulsor de la instauración de una profesión bioquímica con fuertes bases científicas y profesionales.

Más del 70% de las decisiones médicas se basan en los resultados de las pruebas del laboratorio de análisis clínicos. Y resulta ya impensable imaginar un equipo de atención de la salud sin la presencia del bioquímico.

Sin embargo, la representación social generalizada de la figura de este profesional no hace honor a sus amplísimas y relevantes incumbencias, que han ido creciendo y desarrollándose en los últimos cincuenta años, para ocupar hoy un lugar central en los servicios de atención de la salud. Su actividad es fundamental en la prevención, el diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento de las enfermedades; pero también en la dirección técnica de laboratorios de: análisis clínicos, bromatológicos, toxicológicos, de química forense y legal, de bancos de sangre, de análisis ambientales y de elaboración y control de reactivos de diagnóstico, productos y materiales biomédicos; así como en la investigación y el desarrollo, y en otra notable serie de competencias para las que habilita el título.

Lo que conocemos hoy como bioquímica prácticamente no era nombrada en los inicios del siglo veinte, pues se considera que esta ciencia nació con el descubrimiento de la amilasa en 1893. De ahí la importancia que tuvo la creación del Doctorado de Bioquímica y Farmacia en 1919 por la visión del Prof. Juan Sanchez.

Fuente: www.ffyb.uba.ar

30 de mayo / Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos

By | Sin categorizar | No Comments

La fecha se propuso por el nacimiento del hijo de la primera paciente que dio a luz después de haber recibido un trasplante hepático en un hospital público y, representa la posibilidad de vivir y dar vida después de un trasplante.

Por este motivo el mes de mayo es una oportunidad para estimular la conciencia sobre el valor de la donación de órganos y tejidos para trasplante y reflexionar acerca de un problema de salud que afecta a muchas personas en Argentina.

Los trasplantes pueden realizarse gracias a la voluntad de aquellos que donan sus órganos de manera altruista y desinteresada. Para comprender la complejidad del proceso operativo es importante tener presente que las condiciones para donar órganos y tejidos difieren unas de otras.

Dadas las condiciones específicas para que pueda efectivizarse, la donación de órganos es posible sólo en 5 de cada 1000 fallecimientos.

Los órganos que se trasplantan en Argentina son: riñón, hígado, corazón, pulmón, páncreas e intestino; y los tejidos: córneas, piel, huesos, válvulas cardíacas. En ambos casos, los trasplantes se efectúan a partir de donantes fallecidos.

Un operativo de donación de órganos es una carrera contra reloj. En ella participan hasta 150 profesionales que asumen el compromiso de concretar la voluntad del donante y la esperanza de los pacientes en lista de espera.

¿Toda persona fallecida puede ser donante de órganos?

La donación depende de las características del fallecimiento. Llegado el momento, los médicos determinan cuales son los órganos y/o tejidos aptos para trasplante. Para poder donar órganos, la persona debe morir en la terapia intensiva de un hospital. Sólo así puede mantenerse el cuerpo artificialmente desde el momento del fallecimiento hasta que se produce la extracción de los órganos. En el caso de las córneas, pueden extraerse en el domicilio donde se produjo el deceso o en la sala velatoria.

¿Se pueden donar órganos en vida?

Sólo ante una necesidad extrema, frente a la falta de donantes cadavéricos, se plantea la posibilidad del donante vivo, debiendo existir un vínculo familiar de acuerdo a la legislación vigente. Esta alternativa se refiere únicamente al caso de trasplantes renales y hepáticos. El órgano más común que se dona en vida es el riñón, ya que una persona puede sobrevivir con un solo riñón en funcionamiento. Parte del hígado también puede ser trasplantado. La donación de órganos entre familiares está permitida exclusivamente cuando se estima que no afectará la salud del donante y existan perspectivas de éxito para el receptor.

¿Cómo se puede manifestar la voluntad respecto a la donación de órganos?

Toda persona mayor de 18 años lo puede manifestar por los siguientes medios:

● Firmar un acta de expresión en el Incucai, en los organismos jurisdiccionales de ablación e implante, o en la sección Documentación de la Policía Federal.

● Asentarlo en el Documento Nacional de Identidad en las oficinas del Registro Civil.
De no existir manifestación expresa, la Ley de Trasplante presume que la persona es donante. En esos casos, el organismo responsable solicita a la familia su testimonio sobre la última voluntad del fallecido.

Fuente: www.msal.gob.ar / www.incucai.gov.ar